domingo, 15 de agosto de 2010

Repeticiones innecesarias

Este tema me vino a la mente recordando un compañero de trabajo que tuve. Para todos él era muy pana, tenía la habilidad de evitar que se le vieran las costuras a primera vista, con sus frases aprendidas y usadas para cada público podía hacer creer que sabía mucho de un tema y que tenía buen dominio de las palabras.

Pero cuando la gente es tan falsa como un billete de 30 (como diría Katherine) se nota tarde o temprano, el chamo no era tan pana ni tampoco sabía tanto como quería dar a demostrar.

En esta oportunidad me voy a referir a sus repeticiones innecesarias, varias veces le oi decir, entre otras:

Eso es idénticamente igual
Se entiende y se explica…”
Ambas dos

Ciertamente este problema no es exclusivo de él, lo he oído en otras personas. Si ellos en su afán por dárselas de cultos se detuvieran a analizar, asimilarían que por ejemplo cuando dicen “idénticamente igual” están diciendo igualmente igual y que no tiene ningún sentido empezar una oración con se entiende y se explica. Es mejor que sean sencillos y les entiendan, a que parezcan cultos y la gente se de cuenta que son unos animales.

Este es otro humilde aporte

2 comentarios:

Virginia Katherine Garcia dijo...

Esta vez si que esta difícil tener esperanzas!!!!!!!

La verdad esas personas que solo tienen una verborrea que disfraza su incompetencia o su ignorancia, abunda más de la que podemos concebir. Sin embargo, no son para nada brutos, es solo que desperdician su inteligencia en la búsqueda sistemática de un disfraz verbal. Por lo general tienen buena oratoria, excelente memoria, muchos poseen carisma, porte, capacidad de análisis para saber como hablar a cada quien, en fin... Es una pena que no se den cuenta de cuanto podrían ganar canalizando esa capacidad.

Luis! dijo...

Sin contar que aquí en España, la cuna del idioma, dicen "subir para arriba" y "bajar para abajo"